jueves, 13 de diciembre de 2012

K




Hablábamos hasta por los codos,
después había quedado todo re bien,
re felices los unos con los otros, "lo malo ya pasó, lo malo ya pasó"
nos queda el tele, la ropa fina y la ropa gruesa.
Asadito los domingos, ¡acá de política no se discute, eh!
que lo malo ya pasó y somos todos re felices.
Tenemos el televisorcito, miramos la gente caminar
¡no preguntes adónde camina tanta gente, eh!
la miramos nomás, a toda la gente la miramos,
le sonreímos un poco al televisor, a ver qué nos dice.
Ya está, nos tiró la posta: el mundo es simple, no discutamos nada.

Heladito en la frente y a putear a la yegua.

viernes, 7 de diciembre de 2012

El vuelque unívoco




Si en el vacío todo, lo objetivo lo mínimo, el objeto casi nada, y si solo el todo en la nada
El vuelque unívoco.
Ella entra. Ella ve que no hay nadie, por un momento se siente llena y por todos los siguientes llena de hambre. Ella va hacia el baño y se moja la cara.
-Ya te olvido, ya te nombro, te olvido, te nombro.
Ella llora frente a su espejo frente a ¿su?
-¡Contestame! te vuelvo a perder cosa... cosa ¿te tuve?
Ella, lágrimas, se conforma (masturba) con objetos.
El vuelque unívoco.
,entonces ser para nada, anhelando el vacío. Hacer nada.

jueves, 22 de noviembre de 2012

*

La agarra, la toma de las mejillas
le dice que su boca sólo es de ella.
la desviste, se abandona
Le lame el sexo, ella le acaricia el cabello
el sexo lo interfiere,
el sexo a usted lo inunda de su líquido,
a usted el sexo se lo traga.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Doomy


Do her a favor.
Emplace her on the risk of devotion,
in the fall of pleasure,
over any concentration of joyness
across the desconcentration of sadness
in the middle of sadism,
on the top,
near heaven,
near sky,
near hell.

Revolutionize him.
Mutilate him in name of patriotism,
crucify in name of Judas,
in name of Robespierre,
comune, community, in communism common.

martes, 16 de octubre de 2012

Vigilia

Te pienso a veces blanca,
sin el colorcito de la sangre ni el del cielo
tan mía, tanto amor te tengo
te miro en fotos de blanco y de negro
te miro porque no reconozco al de la foto
te encuentro secuestrada en su mirada

en el paredón te agujerearon, te sacaron pedacitos
a plomo, vos no veías nada,
¿te asustó el estallido de esas bombas?
¿te fuiste a esconder atrás de los llantitos,
de los pañales meados, de los primeros "mamá" expropiados?
No te llores, porque me lloro yo,
porque si lloro por vos te pierdo,
quiero encontrarte
y yo te siento tan mía hasta cuando
la vigilia se va yendito.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Imitemos el ejemplo de este varón argentino.


En 1947 hubo un desfile en la ciudad de Pilar, en Buenos Aires, de putos y de putas.
Había consoladores en las manos y en los culos y en las conchas.
Los consoladores eran del partido justicialista,
el intendente los repartía gratis en la calle,
tenía los labios pintados y una pija
          con los huevos peludos dibujada en el pecho,
por cada consolador dado él se metía
dos dedos en el culo al grito de Perón, Perón que grande sos.
Hasta las dos manos hubiesen entrado.

La reina de las putas era Evita.
El rey de los putos, perón.

¡Viva perón! ¡Viva perón!

sábado, 22 de septiembre de 2012

Topline menta.

Todas las noches leo un libro, usualmente un libro distinto cada noche, también, usualmente, no lo termino nunca. Son como una parva de artículos descolgados de miles de cabezas que están ahí, gruñéndome desde dentro de sus tapas blandas o duras. Como monstruos encerrados esperando las caricias calmantes de la lectura, me miran y me oyen pensando sobre ellos, los acaricio en 15 páginas y ya no puedo con mi monstruo propio y cierro a esas hidras para oírme gruñir apoyado en la almohada. Me lo cuestiono todo, acerca de lo que he leído, todo, hasta me hablo y me discuto, me encanta discutirme porque siempre gano. 
Otras quince caricias más en la pelea nocturna.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Me duele la cabeza

   
    Lloro porque no te tengo, lloro porque estoy con otra, lloro, además, porque si vos volvés la dejaría sola, y ella me necesita, no te das una pizca de idea de cuanto me necesita. Es chiquita como vos lo eras, que quiere aprender de tal o cual cosa, que me pregunta sobre todo lo que no entiende, que se pone triste por no entender, y yo se lo explico, miles de veces sin cansarme, cuidándome de no usar las puteadas que me gustan tanto, que nos gustaban tanto, ¿te acordás? Ella es muy delicada, es por eso, pero de vez en cuando me salta el "¡porque estos hijos de puta...!" y ella se ríe, y me calma, me dice que me quiere mucho y que la situación a veces la angustia, y yo le digo que también estoy angustiado, que todo es injusto, que un día me va a dar un bobazo leyendo el diario. Ella calla, me acaricia, no le gusta la idea de mi ausencia como a mi tampoco me gustaba la idea de tu ausencia y entonces me doy cuenta que soy yo el que no entiende. 

    Yo también la necesito tanto, no quiero pensar en la idea de hacerle daño, pero eso es inevitable, vos sabés lo que provoco, no, ella no es igual a vos, ella es más frágil, nosotros dos somos más fuertes aunque seguro terminemos suicidándonos. Le digo sobre otros chicos, que en apariencia son más buenos que yo, entienden menos cosas, no enseñan nada, le digo sobre las ventajas de estar aprendiendo junto a alguien y no de alguien. Se calla, me mira seria, me dice que son unos pelotudos ¿y yo que puedo hacer? me callo, si es la verdad... pero no la dañarían, la acompañarían en todo lo que quiera proyectar, yo me canso y cuando no doy más me acuerdo de vos, que me decías todo el tiempo que entraste a mi vida para trascenderme, me pongo a leer el libro que leíamos, se lo recomendé, ya se lo leyó como cinco veces, cuando me habla sobre el libro me dan ganas de abrazarla y ahí se me va el cansancio. Muy contadas veces nos quedamos observándonos, como si supiera ella que esto es tan real
que no puede ser ni perdurar.

    La encuentro tan obnubilada por algo que nos parece tan común a estas alturas que sólo nos alegra con la nostalgia. Me da ternura y muchas veces me da tristeza, como si esos dos sentimientos pudieran diferenciarse... no sé, Anggie, la estoy flasheando.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Pagliari se toma el cariño en serio
y es boludo,
se ve inocente y procura no sufrir.
Hasta que sus ojos secos
se caen y sirven de pelotas a
otro payaso más suertudo.
Fin.

miércoles, 1 de agosto de 2012

The without meaningless transposing of the sadness in the nevertheless.

No hay nada querido que yo quisiera tanto que mirar tus ojos negros tan cerca de los míos en el llanto, en el incontable cariño de tu mirada, la incontable tristeza, el incontable titubeo, las incontables sonrisas, los incontables espantos de los pobrísimos días que pasamos en el deseo de nuestros labios, quemándonos como papeles, aguantando en la humedad, fría y callada en la que te amo.

domingo, 22 de julio de 2012


Y me quedé pensando,
y me quedé pensando,

y me quedé pensando,

y me quedé pensando,

y me quedé pensando,
y me quedé pensando,

y me quedé pensando,
y me quedé pensando,

y me quedé pensando.

Y me quedé pensando,

y me quedé pensando,

y me quedé pensando,

y me quedé pensando,
y me quedé pensando...
y me quedé pensando en que todos somos buenas personas comparados con Hitler.

Eso me hace amarme y amarte.

sábado, 14 de julio de 2012

Tarada



El tenso hilo de plata que nos sostiene, tarada.
El tenso hilo de plata que nos sostiene a nosotros ante la hondonada,
El tenso y débil hilo de plata que nos sostiene de la caída en pendiente al hondo amor.
El tenso hilo de plata lo cortamos vos y yo, tarada.

Pei pa koa


No sabés cuanto he esperado para que me saludes al menos, con tu mano en el aire y una sonrisa en tu cara, que me preguntes que tal me va mientras cruzamos al café de la esquina a comprar una torta de chocolate. No sabés cuanta tristeza tengo al saber tanto, qué enajenado, qué asfixiado, qué ahogado, qué abstracto al asfalto, a la fila del cajero de la esquina, a los malabaristas en frente a la estación de servicio. Ellos, todos forman parte de todo lo que forman, ¿nosotros de qué formamos parte? no seríamos si no fuera por el otro. Quiero ver tu mano agitándose en el aire, tu sonrisa al verme y tus ojos enfocándome sin tus lentes y que tus ojos, tu boca y tu mano sean parte mía, que si tu mano no me saludase yo no exista, que si no me sonrieses yo no sea y que si tus ojos no se fijasen en los míos, sin aquellos lentes, yo me convierta en neblina fría para desaparecer con el calor de la tarde. Pero estás, yo no soy neblina, soy, existo, me ves, te sonreís y me saludás

-Holis.

Una carta de amor


Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo

porque en el fondo es todo

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso que es tan poco
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

Julio Cortázar

sábado, 30 de junio de 2012

Poema a Angelita



Oh Angelita, que lindas y perfectas tenías las pecas
en las mejillas y en las nalgas.
Recuerdo, oh Angelita, como jugabas al ping pong,
como caías a casa con un fernet los viernes.
Oh Angelita, jugabamos al Mario y al Pacman, el Tetris en modalidad cooperativo, eramos, zares de la Rusia perestroikeada en ocho bits.
Oh Angelita, que linda que eras, y que lindas tus pecas.
Te gustaban las milanesas con puré y chimichurri.
Cagabas hermoso, olor a excremento de oso.
tenías el pelo largo, lacio y teñidito de gris, y después de naranja,
luego pasaste al violeta, seguiste con el celeste,
tuviste tu etapa blue, también tu etapa pink, y tu etapa de pelito chamuscado por la planchita, después te dije que era daltónico y ya no te teñiste más.
Oh Angelita, que lindas pecas tenías, tan hermosas y perfectas,
También las tenías en las tetas. Te extraño.

jueves, 28 de junio de 2012

Mi amor nazi (una de argentinos en Berlín)



Es increíble la cantidad de nazis que hay en Berlín. Por supuesto que no los ves, pero están ahí, en el Metro, en Merindham, en la Torre de Alexanderplatz, en el Kafé Burger o sencillamente morfándose un sánguche turco en Kreuzberg.
Los argentinos que me encontré en Berlín me dicen "yo no vivo en Berlín, yo vivo en Kreuzberg". Están completamente locos. Kreuzberg será lindo, pero solo es un barrio. "No, Cucu, Kreuzberg es nuestra patria". Los argentinos en el exterior están del tomate. Arruinan la imagen del país. Argentina es una fábrica que expulsa boludos al mundo.
"Se me exaltaron los átomos, Cucu", me dijo Josefina Bertoli, Fundadora de la Asociación Argentinos en Berlín. Una señora gorda y pituca, que habla alemán mejor que un alemán; una ex vecina de San Isidro que organiza fiestas argentinas una vez al mes.
Y a una de esas fiestas me invitaron a leer unos poemas. Había mate, galletitas de maizena con dulce de leche; imagínense. Un profesor de Rothertman Akademie les explicaba a los gringos el Facundo y les mostraba fotos añejas de gauchos. Un salteñito subía al escenario y cantaba zambas berretas. Los gringos se volvían locos, les encantaba... Me preguntaba qué carajo pensarían los alemanes de nosotros con seme jante espectáculo...
Cada payaso tenía su espacio en el gran circo de argentinos en Berlín.
Yo subí y leí un par de poemas. Un viejo rockero con colita, que había estudiado con Charly, tocó una canción de Tanguito. El espectáculo era insoportable. Estábamos haciendo quedar pésimo al país.
A pesar de esto debo confesar que de todos los argentinos en Berlín, los artistas son lo mejorcito.
Los peores son los Donguis. Esos argentinos de izquierda, anticapitalis tas y bolivarianos que hablan de Cuba con una cerveza en la mano desde la comodidad europea. Son tan caraduras, estos sátrapas, estos militantes universitarios perpetuos, que se quejan de la sociedad alemana y viven con una chica alemana y están becados por el Estado alemán. Hablan de los trabajadores, ¡pero los descarados no laburan nunca!
Desgraciadamente en Alemania todavía hay gente que les cree, a estos cínicos de la culpa.
Estoy por decir que el Che le hizo un gran mal a América procreando a estos injertos ideológicos que en lo único que piensan es en pasarla bien, meditar, bailar salsa y por supuesto, tomar cerveza. Pero no, el Che no tiene la culpa.
No sólo nazis hay en Berlín, sino también locos, psicópatas, perversos, gente que quedó afuera de todo y nadie se da cuenta. Me da miedo andar por Berlín a ciertas horas, en el Metro, hay unas caras terribles que me miran.
Pero yo les quiero hablar de Katharina Eva Meyer Stop, mi amor nazi.
Timo Berger me lo advirtió subrayándomelo en un mapa: “Cucu, cuidado por donde andás, no te metas en estos barrios, que no están mezclados, son todos alemanes y nazis y si te agarran te van a hacer chorizo”. Hazle caso a Timo, perejil.
Por esas cosas del atolondramiento terminé en un barrio nazi. Me di cuenta a las tres cuadras cuando una pandilla de rubiecietos con chetos me miraban feo. Para protegerme me metí en un bar del cual salían retumbando los tambores de una salsa.
En el centro del barsucho de nombre Zapata, bailaba una rubia demencial, una especie de Uma Thurman de 20 pirulos, mejorada. Con muchas más tetas, mucho más culo, el pelo mucho más largo y rubio. Mucho más alta. Mucho más de todo. Vestía un jeans con botas negras largas y una gorra verde intenso con una inscripción roja. En el pantalón apretado, en una nalga, tenía impresada una esvástica multicolor.
Katharina es la mujer más fascinante que conocí en mi vida. Es la líder de Los Nuevos Nazis para el Mundo. Pegamos onda de inmediato (ella me había leído) y me propuso sumarme al movimiento. Le dije que no podría ser nazi, que la quería, pero no iba en mi naturaleza, que a mí me gustaban todas y mi secreto era no discriminar. Y que era una hijoputez total matar gente por lo que sea. Katharina, al sentirse rechazada, se paró de la mesa, se metió en el baño y a los diez minutos apareció vestida con el uniforme del ejército nazi y un látigo en la mano. No tengo palabras para decirles la atracción y el julepe que sentí al verla a Katharina de uniforme. Son impresionantes la cantidad de subjetividades que puede despertar un uniforme militar. Supongo que por eso los usan.
Me agarró de la mano y me dijo: “Vamos, Cucu, quiero enseñarte algo”.
Salimos por la puerta de atrás, Katharina se veía expléndida y excitante. Nos subimos a una moto del ejército, original. Me obligó a ponerme un
casco. Yo iba en una butaquita que tienen estas motos al costado, en paralelo. No sé si vieron una
película de guerra, en donde estas motos aparecen a raudales volando por el aire, por una granada... Bueno, lo único que importa es Katharina, en moto llegamos a un costado de un pedazo de Muro de
Berlín, con casco nazi original y todo, nos besamos a lo loco. En el Puente de Warschauerstrabe. Estuve a tres besos de volverme nazi. Este es el fin de las ideologías, muchachos. El amor es el fin de todo. Entre susurros, Katharina me decía “Cucu, vamos a cambiar el mundo, vamos a plantar árboles para lim piar el aire; vamos a meter presos a todos los empresarios explotadores, vamos a devolverles la dignidad a los inmigrantes mandando a todos estos vagos latinoamericanos a plantar choclos a Florencio Varela; vamos a hacer que la democracia sea realmente un sistema justo y no una fachada para que los poderosos se llenen de guita”. Ahí, me di cuenta de que Katharina sonaba a Argentina; que los nazis no hacen eso y que algo estaba mal.
Como siempre me di cuenta dos minutos antes, porque enseguida sonaron pitos y sonó un cuarteto de Rodrigo y los argentinos de Berlín aparecieron, se corporizaron en medio de mi transa; me tiraban papelitos, me abrazaban y me agradecían por mi incorporación a la Asociación de Argentinos Boludos de Berlín. (Katharina, resultó ser una chica de Olivos, actriz contratada). No me volví nazi, pero ahora soy parte de la Asociación de Argentinos Boludos en Berlín.
Berlín está llena de nazis y locos, pero es una verdadera pena que Katharina no exista.


Washington Cucurto

lunes, 18 de junio de 2012

Los ojos negros me miraban desde la cama, preguntaban quién era, qué era, por qué era yo quien soy. Miraban hacia abajo, yo estaba sentado con las piernas cruzadas en el piso del cuarto, ella estaba sentada en un extremo de la cama donde era todo cálido, donde la noche prefería que durmiera en el invierno. Estaba en ropa interior, su cabeza estaba inclinada con una sonrisa que marcaba un ángulo obtuso con la horizontalidad del espacio, se sorprendió mucho de su propia voz preguntándome lo que se repetía mil y una veces en su cabeza.
-¿Quién carajo sos?
Su sonrisa obtusa y sus interrogantes, como entrada a un laberinto de inquietudes existenciales, interrumpieron todo.
-¿Cómo quién soy, boluda? Soy Jona, drogadicta.
Suspiró desencantada, miró al velador con mucha fatiga, levantó el brazo y apoyó su imagen en la radiografía que lo cubría. Qué triste era el silencio.

domingo, 3 de junio de 2012

Que.

Soñé que estabas embarazada,
que tu panza era redonda y muy blanca,
que tocándote podía tocar la eternidad en una patada
y la eternidad, dentro tuyo interactuaba con mis manos a través de su manto.
Soñé que eramos grandes, más que ahora, que estabas hermosa, más que ahora.
Que tu cara se había acostumbrado a sonreír y tus ojos a estar brillosos,
soñé que estabas embarazada,
que tu panza era redonda y muy blanca,
que sonreías y que estabas viva.

Pensar Buenos Aires

Es de inmigrantes de países limítrofes, es de familias criollas de doble, triple o cuádruple apellido, es de Macri, es de todos, es de la gente que toma las calles, es de las cacerolas, es de los chicos que piden monedas en las calles, ¿alguien puede decir que le pertenece Buenos Aires? ¿quiénes viven en Buenos Aires? ¿quiénes sólo trabajan en Buenos Aires? La ciudad, el paraíso antikirchnerista por excelencia, la de las cacerolas que suenan al ritmo del odio produciendo chispas enérgicas de indignación que iluminan lo más oscuro, lo más terrible de esas manos que piden basta a todo, de esas manos tan cómodas del metal tan ambiciosas que ya no se contentan con hurgar en las latas sino que avanzan sobre las cacerolas. La ciudad de Buenos Aires le pertenece al pibe más hambriento de Jujuy.


domingo, 27 de mayo de 2012

sábado, 26 de mayo de 2012

A ver, el tema es irresoluble, sin ninguna salida beneficiosa, sin la menor esperanza. Es, la esterilidad. La contraposición a todo génesis, la total corriente arcadeante, que va, viene, nunca sale. Es. Entrópica. Recursiva. Infértil. No es situación en la que quiera inmiscuirme más, me canso, me siento idiota en una causa sin solución. Me siento cada vez más inútil. Incapaz de siquiera abandonar. Te comparo con el destino. Lo pautado predecible. Marcado, como lo es la muerte. Sos cáncer de pancreas.

viernes, 18 de mayo de 2012

No diga nada, diga gol.

No se sabe de las voces
que entraron y salieron
silenciosas por el miedo
a su propio volumen 
que las tomaba enteras
para dejarlas tan indefensas
en la oscuridad de los gritos
de la ciudad, de la tarde, del '78.

domingo, 22 de abril de 2012

Poema al super Mario




Cabeceador rompeladrillos, mapache fumanchero
expropiador de castiilos, contentarte yo sí quiero.
Escribirte versillos, estando de pasto prefiero,
yo pongo los lillos, vos copate con bolas de fuego.

¡Qué desmemoria la mía! cierto le das al hongo
tanto al verde changüísero como al rojo anabólico.
Recordando eso me gustaría, y con carpuza te propongo
Pisar algunos troopas y flashear con estrellas a lo loco.

Mas si rescatar alguna princesa así vos quisieres
no retrasaré el deseo culeador que te promueve.
Vé mi amigo, italiano medio facho, de gorro colorado
Vé que yo con Luiggi me quedo flauteando un rato.

Siempre en mi corazón, yo te banco Super Mario.

sábado, 21 de abril de 2012

Pikachu

Un faulduo se muere, de manera trágica, agotada, triste y desamparada, Dejó caer su cara, transformó su risa en una mueca horripilante, llena de desperfecciones, se miró despacito y muy cuidadosamente en un espejo, asustándose a cada milésima de segundo de su terrible cara. Tocó el reflejo, lo acarició, sintió mucha lástima de la superficie que lo reflejaba, se apartó de sí a su cama, la abrazó y lloró mucho tiempo sobre ella, y entonces ella lo abrazó, muy fuerte, muy sofocadora, muy.

lunes, 2 de abril de 2012

BX7

Como si ya no quisiera drogarme. Como si ya quisiera agarrar mi vida que es mía, de los pelos, tirarla al piso, arrastrarla y ponerla de pie, limpia recién en ese momento de todo el suelo. Como si quisiera verla encendida también, que sea la llama de un encendedor naranja, consumiendo el benceno de a poco hasta que ese encendedor naranja sea inútil porque sus chispas no producen aquel fuego que nace azul y muere rojo, con el aire alrededor. Como todo eso y más, quisiera denunciar lo que odio: a vos fanático religioso que diciendo defender la vida por nacer defendés a su contraparte que es la muerte de pequeñas niñas asustadas creyentes del aborto, conducidas, todas ellas, por vos al cruel destino de cuchillos y pinzas sucias; a vos fanático oficialista que querés limpiar cagadas del gobierno con la inútil tarea del silencio; a vos fanático contrera, que sos la mierda personificada en un pedante imbécil, que prefiere aliarse a hijos de puta sólo por contrear, que si antes defendías algo ahora, porque es política de este gobierno, lo atacás; a esos mismos hijos de puta, que manosean todo lo nuestro, que nos violan todos los días por los ojos, por las orejas, por la boca; a los represores asesinos, torturadores, apropiadores de bebés, a ellos, que no les cabe palabra, que atrasaron todo con la fuerza de sus armas, que lograron parar el tiempo con pisadas de botas, a ellos a los que solamente espero que sean condenados a una prisión común, vestidos con polleras para que se los empome algún sidoso recluso.

En todo el odio de esta llama, ya tan roja, me condeno también, pero por poco tiempo,
porque el benceno de aquel encendedor naranja,
que es casi inútil,
se consume
de a poco
y acaba.

Vos me lees.

Por mi,
morite.

lunes, 19 de marzo de 2012

Salpicado de negro sobre rojo

Todo lo que es blanco resulta sucio.

No soy el que escribe
Soy sólo el que recita
al oído sordo de un cuerpo frío.
Recita gritando, en la agonía del último respiro.
¿Dónde fue la belleza del rocío?

¿Qué habrá sido de los grandes árboles de la plaza?
(éstos de ahora me parecen más pequeños)
¿Qué fue de mi sonrisa?
¿En cuál mirada se habrá perdido?
Vos, oído sordo de un cuerpo frió, también te has perdido.

viernes, 9 de marzo de 2012

Carne para picar


¿Qué esperás María? un giro en torno al universo plagado de simples giros de notas.
Acaso magia en tus ojos latentes, expectantes, vacíos de toda ella.
Una simple chispa en el momento exacto del tiempo.
Una simple luminiscencia plasmada de impregnantes arcoiris, envueltos, todos ellos, en la más fina nieve blanca.
Terminás polícroma, no entendés ningún color que veo, no sé desde cuándo el mundo lo compartimos, desde cuándo el mundo es uno sólo.
Mirate, vacía, blanca, frígida, nada.
No te mires, vacía, blanca, frígida, nada.
Hace de cuenta que sos la belleza, que sos la lindura, toda carcomida por impíos gusanos comecarne.
Tremendamente eterna, incorruptiblemente vos.

lunes, 5 de marzo de 2012

Buenas personas.

Me decís que todo es posible en un atardecer anaranjado hasta el violeta.

Ellos no saben de esos colores, no saben siquiera nombrarlos, por lo que no disfrutan de lo 

que disfrutamos. 

Pensaste, en ese atardecer, que son pobres, ignorantes y no tienen nada.

Te lo digo para que llores de ignorancia, 

ellos tienen la calle mientras vos disfrutás de lo volátil. Sos pobre. 

Llorá, ignorante.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Amor

Ojalá te encuentre de nuevo,
en el desierto tan
seco de sesos y corazones crudos, tan seco de sangre arterial, roja, latente y de a chorros. Estoy más flaco, más viejo y un poco más zombie. Las radiaciones mortales hicieron jirones mi piel, mis nervios, mis dedos a hueso crudo, duro y blanco.
Vos, sin embargo, tan linda en tu putrefacción.

martes, 21 de febrero de 2012

Qué pensarás, imagino...

Mirando tus ojos redondos infinitamente y secos por siempre.


¿Necesidad de cariño, tal vez un abrazo?


¿Qué imaginarás? ¿Verdes colinas y hamacas imperturbables?



¿Sabrás acaso que todos te quieren?


Que yo especialmente te quiero, hermanita, en aquella,


la redondez excluyente de tus ojos secos.
Soy calavera.
Amame que soy la puerca calavera verde de tu peor sueño.
¡Tóxica tu muerte! ¡Tóxica latente! lenta y putrefacta.
Azul y colorada con la boca llena de cáncer. 
¡Soy tu muerte calavera!

sábado, 11 de febrero de 2012

Poema tarado


Mis lágrimas de cristal cuestan mucho más que las tuyas de lagarto.
Salen con sangre de mis parpados desgarrados
     y cortan,
profundamente,
mis mejillas, dejando cicatrices profundas al pasar los años.

martes, 7 de febrero de 2012

Invocada

Cortarme por la autosatisfacción de verme morir.
Soy yo, no tenés nada que ver
La navaja dice mi nombre y mi mano lleva tatuada tu nombre
Cortame y entrá en frenesí con mi puta sangre.

viernes, 3 de febrero de 2012

Poema.

Escribo porque se me canta el orto.
Se me canta canciones tristes.
El traste más triste....
Me llora el orto.
No se ríe ¿qué le pasará?
Antes me reía a carcajadas.
Hoy tengo el culo triste...
Me lamento mucho.
No sé que será de los ojetes depresivos.
¿se irán al cielo? Volando en bandadas de culos voladores.
Mi culo triste. No llores porque yo te quiero. Triste.
Será sueño, un descalabro temporal en medio de pura sincronía
un animal espontaneo derramando un poema
un mundo huérfano de todo hombre
un absoluto desastre
una simple rosa
un paisaje eclíptico
un ojo lacerado salpicado con sal
un hombre planificado cargado de muchos pesares
un balazo dirigido hacia tu frágil cabeza de cristal, será pura mierda.

sábado, 28 de enero de 2012

Hay un plano interior, predestinado irremediablemente al suicidio.
El plano exterior ríe. Contagia de lamentos exteriorizados y metamorfoseados a simples chistes sobre lo cotidiano y lo lamentable.
Retorno y giro sobre mi, uno que dice mil veces un te quiero, lamentando novecientas veces el hacerlo.
Saturno no responde, queda tirado sin saber qué decisión tomar, y se entretiene con otros temas que sí tienen solución.
Tomo tiempo sobre la calle, el sol de frente, iluminando un pequeño ser que sólo quiere una moneda o algo para comer.
Creo satisfacerlo y encierro mi paso hasta mi puerta, fría, inmóvil, tiesa y sin ánimos de llevarme a otro lugar más que a mi horrible destino de navaja.

Suicidio, sos tibio y encantador, filoso y salvador.

domingo, 22 de enero de 2012

Victoria

Mi mejor fantasía suicida es aquella en la que te mato.
Quiebro la cáscara de una nuez vacía de todo para siempre.
Los sueños ya no nos reconciliarán en la seguridad de las almohadas,
ni los recuerdos más tiernos serán consuelo.

Sobre todo el piso me encuentro destrozado y desparramado,
esperando a que los insectos se lleven de a poco mi piel y mis órganos.
Al despertar te extraño más que al acostarme.
Te extraño, dedos fríos.
Te extraño, de pelo largo o corto.
Te extraño, paranoica.
Te extraño, de ojos verdes.
No te pido mucho, odiame vos que yo no puedo odiarte.

Matame vos que yo matarte no puedo.

martes, 17 de enero de 2012

Soul



-Usted imaginará, señor Constanzo, la razón por la que lo he traído a ésta, mi humildemente equipada morada para torturas...
-Oh claro que sí imagino señor Peñalosa... Deduje, al no encontrar un tablero de ajedrez, que seguramente no jugaríamos al ajedrez. Deduje en segundo lugar, que al no encontrar tomates usted no me invita a preparar salsa para pizza. Deduje en tercer termino dedujido y dedujidado, que al esfumarse esas dos posibilidades y al encontrarme atado de pies y manos a una silla incomoda dentro de lo que ahora se ha confirmado como una cámara de torturas, puedo decir con un noventa por ciento de seguridad, que usted, querido amigo, ¡va a torturarme! Jaja.
-¡Claro que sí! Usted siempre alegra la cara con sus juegos de palabra, le refresca a uno la dentina al hacerle sonreír. ¿Qué tal un poco de música?
-Me parecería genial para un momento cómo este, deléiteme con ese disco que le regalé. 
-¿El Rubber?
-¡El Rubber! Pensé mucho en ese álbum. Pensé en atropellar peatones, en incendiar cuartos, hasta he pensado ni siquiera en existir.
-Oh, si eso último se pudiera... 
-Si se pudiera...
-¡Apuesto que le encantará algo!
-Dígame.
-Antes de comenzar a torturarlo y demás, me encantaría disfrutar de su amistad, de su compañerismo, una última vez. Déjeme desatarlo y le explicaré... 


Uno a uno los nudos desatados dejan de existir como los años dorados.


-Crío cerdos. Chillan, los desgraciados por nada. ¿Qué le parece si traigo a uno y recordamos viejos tiempos de andanzas?
-De sólo escucharlo ya disfruto del momento.
-¡Traigan al cerdo!
-¡Traigan al cerdo!


Un cerdo, de mirada humana, cagado hasta las patas sabe de su horrible final en la oscura cámara.


-¡La pista dos! ¡Que suene la pista dos!


          "I once had a pig, or should I say: the pig once had me..."


-¡Traigan gas-oil!
-¡Traigan gas-oil!


De mirada humana.


          So I lit a fire, isn't it good, Norwegian wood.


-¡Jaja! Mire cómo se revuelca de un lado a otro.
-¡Jaja! Escuche sus gritos.
-La grasa quemándose, amigo mio, huele de igual manera en cualquier carne.
-¡Toda la razón!


Cerdo muerto.


-¡Qué notables recuerdos me ha traído el chillar de ese cerdo! 
-Es el principio, resta que el álbum termine.
-Será un gran día, ¿no, Peñalosa?
-¡Y el último de su vida, amigo!
-¡Jaja!
-¿Recuerda los años de juventud en que violábamos a las muchachas refinadas de la cuadra?
-Recuerdo hasta las máscaras que usábamos para cubrir nuestros rostros, era delicioso mirarlas en el curso, deprimidas y traumadas, sin saber que sus dos compañeros fueron los que la vilipendiaron la noche anterior.
-Me conmueve el alma que su recuerdo sea tan vívido... ¡Brindemos con ron! ¡Traigan a la muchacha!
-¡Traigan a la muchacha!


           Well I'd rather see you dead, little girl...


-¡Atrápela!
-¡Detrás suyo!


Llorando Alicia, sin consuelo.


-¡Jaja! ¡ya la tiene!


            Hide your head in the sand little girl.


La tarde se hizo nada y la noche se comenzó de nuevo. Los amigos, sonrientes.


-Ha llegado su hora señor Constanzo, temo matarlo y luego extrañarlo, pero usted comprenderá mi amigo que los deseos irrefrenables de la violencia y la tentadora inconsciencia desbordan y obnubilan a los viejos tontos como nosotros.
-Lo sé, ya no existiré, en ningún lugar ni en ningún momento exceptuando sus recuerdos, será lindo habitarlos... Sólo un favor. Descuarticeme y meta los restos en cal.
-Claro que sí, a la vieja usanza...
-Oldies but goldies. 


Mucha sangre y muerte al final.


In my life I've loved them all.

sábado, 14 de enero de 2012

Clase media.

¿Una monedita amigo?

"Pobre pero honrado". Que vayan a trabajar. Prefiero que barran las calles a que se estén drogando en mi vereda. Prefiero caca de perro en mi vereda antes que personas. No se puede salir a la calle. Te afanan en todos lados. Mirá, ahí viene uno con su gorrita y sus bermudas. ¿Por qué les dan todo? A nosotros nunca nos toca nada. Nosotros mantenemos a vagos. Este gobierno es una mierda. Tienen la culpa por la inflación. Voy a sacar un crédito. Voy a cambiar el auto. Les pagan por embarazarse. Les pagan por tener hijos. Los mataría uno por uno. Estoy con el campo. Todos en la plaza por un choripán y una coca. Futbol para todos, LCD's para todos, mi plata para todos. A mi hijo le hubieran dado una netbook, él sí la merece. Clarín es el último bastión de la independencia. Viven robando. Es una diktadura. Esto es cualquier cosa menos un país en serio.

No tengo papi, no ando con cambio.



miércoles, 11 de enero de 2012

Pochoclo's day

-¿Qué deseas que te regalen los santos?
- Hay unas tres cosas que siempre quise: Que mi boca ya no me pertenezca, hablar totalmente tirado a ideales ajenos y someterme a ellos sin siquiera comprenderlos, que prodigue lo que no entiendo y la gente no haga más que creerme, que mis labios sean de Dios y que yo sepa que Él no tiene buenos planes para mi ni para mis queridos; alejarme de mi, de todos los que me quieren sin conocerme, ser aparte de todo lo que me toca ser en la vida un ente digno de recordar y llorar, y por último, que sonrías.

Olvidate de todo, al final sólo deseo morir en la más tierna soledad.

domingo, 8 de enero de 2012

En el día cumplo con la sociedad, en la noche me comprometo conmigo. Esta tarde le dije a mi mejor amiga que planeaba matarme llegado el invierno, a lo que siguió solamente el silencio y un saludo de despedida, jamás volverá a ser lo mismo, no tuve que ponerme en evidencia. Últimamente me he sentido más solo que nunca y me ha gustado, evalué repetidamente seguir mi camino al oeste durante éste año, fantaseé con las montañas y los lagos y la extrema felicidad de la soledad que puedo encontrar en aquellos lugares, sería un extraño para mi. Siento temor de deprimirme y morir desgraciado y que lo que más esperé en la vida llegue con lágrimas de tristeza. Muchas veces tanto sueño no es indicio sólo de pereza, en el descanso hay libertad, siento que triunfé cada vez que me acuesto en la cama y pongo mi cabeza debajo de la almohada y comienzo a pensar qué tan buena es mi vida. No valen tanto las conclusiones, el peso lo tiene el proceso. No pensé en el modo aún, no sé cuál será la mejor forma, sería la primera vez que me suicidaría, no da para berretadas, los filos seducen... Mi amiga no supo qué decir, yo quedé mirando la fuente de la plaza después del dicho. Pasados unos minutos nos despedimos y crucé la calle sin mirar, vi el logo de un Fiat frenando a menos de un metro, cuando pasan esas cosas pienso si en verdad no estaré ya muerto y mi alma sigue imaginando vida y árboles y fuentes y amigas y autos que casi me atropellan, luego de pensar en eso me cago de risa.

viernes, 6 de enero de 2012

Las Peras de los Olmos

¿Qué dirás señor cuando muera por la Causa? Todos los años son de desperdicio por desperdiciarlos con los que tus hombres desperdician, en redes viciosas de violencia, hambre, enfermedad y desazón. El hombre desconoce el motivo por el que se lo mata, desconoce el brillo de los sucios diamantes, la toxicidad del oro negro, conoce en cambio el fusil, el plomo y la sangre que forman el cuerpo abstracto del opresor.

Ni                                                                                                                                Ni

Tantito                                                                                                        Tantito
                 
   Así.                                                                                          Así. 

¿Qué seré para aquellos que nazcan en mi ausencia? ¡No me mitifiques! ¡Que no me mitifiquen! Soy alcanzable porque moriré igual que todos, así será posible que todos intenten lo que intenté y de esa manera habrá al fin compañeros en lo eterno, pero sobre todo habrá gritos de esta Revolución.

Ay canción, que se me cierra el pecho una palabra broncada atosigada entre bronquios una llanteada que ni te cuento, ni te llanto cumpa. ...