miércoles, 22 de mayo de 2013

Esas palabritas que me contás
que me decís 
caen como plumitas de pollitos, amarillas entre lo rojo sanguíneo y el verde inmaduro
yo te miro de abajo, tanto que parezco un chico.

Pienso cuando te miro mudo:
vas a matarme con un disparo de algodón de azúcar proveniente de tu boca.

Ay canción, que se me cierra el pecho una palabra broncada atosigada entre bronquios una llanteada que ni te cuento, ni te llanto cumpa. ...