Mostrando entradas con la etiqueta América. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta América. Mostrar todas las entradas

miércoles, 6 de marzo de 2013

Imprescindible Chávez

         Cómo ha dolido este día, el imprescindible se nos fue pero no por ello deja de ser imprescindible. Ya sentí esta sensación de "no me jodan" en octubre del 2010, la sensación era compartida, era "no nos jodan" y dedos en V en cada rincón. Esta vez, tal vez porque estoy más viejo y también más sensible a los sucesos que conmueven a los pueblos, me dolió más. Me dolió Venezuela en este corazón argentino que tengo y me ha dolido por empatía. Chávez era un líder que el socialismo necesitaba, pero un poco más allá del socialismo (que son ideas), era un líder que Latinoamérica necesitaba, no imagino una Latinoamérica como la actual si Chávez no hubiese agitado a este infante siglo XXI sentando las bases de un renovado camino, no de una alternativa al sísmico clima capitalista que tanto ignora a los pueblos, sino un camino renovado al socialismo marcado un siglo antes por Fidel y dos siglos antes por los libertadores de nuestra América.

        Hugo Chávez quedará en la historia como el Che, como Martí, como Bolivar, San Martín e innumerables más, aquellos todos hombres como lo somos todos. Hombres hermanos que pensaron en la liberación de los pueblos, y que para esto no cesaron de prestar interés a las necesidades básicas de aquellos saqueados por los tiranos. Latinoamérica hoy dice "no me jodan" y a mi los ojos se me llenaron de lágrimas por la muerte de un hermano:

¡Viva Chávez! ¡Viva América Latina!


A un banquete se sientan los tiranos,
pero cuando la mano ensangrentada
hunden en el manjar, del mártir muerto
surge una luz que les aterra, flores
grandes como una cruz súbito surgen
y huyen, rojo el hocico y pavoridos
a sus negras entrañas los tiranos.

José Martí "Banquete de tiranos", fragmento.

Ay canción, que se me cierra el pecho una palabra broncada atosigada entre bronquios una llanteada que ni te cuento, ni te llanto cumpa. ...