miércoles, 25 de mayo de 2011

Esto



Nace de tres palabras que tengo en la cabeza. 
Es el hijo de lo que no digo 
y el amante de lo que no me animo.
Desvía un poco la mirada de los que no conozco. 
Da rechazo y genera malas opiniones y enojos.
Crea intriga y revienta los ojos. 
Esto, lo que escribo. 
Genera una sonrisa.
Comete homicidio, se arrepiente
y resucita lo asesinado.
Choca con lo que vuela.
Se reparte destrozado en el piso.
¿Coordina con lo que soy? 
Esto, yo.


domingo, 22 de mayo de 2011

A una prostituta rollinga.



Impagable catarsis me perdura de aquel aquelarre lusitano.
Impagable el aroma de las hierbas quemando.
Impagable la luz.

Sorteado el quinto número, perplejo me di cuenta que era el mío
pensando con qué discurso animar la fiesta en mi turno
penetrando su lampinaguea cotideilada
aumentando el calor entre sus labios fertileidos.
A sus ojos acudí en cada vaivén eterno que estallaba en suspiros al oído
a mis manos, el fragor de su cuerpo traspasaba y amplificaba.

Sus senimíferos eran los destinos de mis besos,
probar cada color el propósito de los movimientos.
Sus pies enredaderas en los míos,
los dedos de sus manos látigos en el cuerpo.

Embanderados en blanco éramos el relleno del porro perfecto,
gritos de magas en el lecho.
el brillo de la luna caía como una lágrima en sus ojos
y sus mejillas eran los campos que mis dedos salían a cabalgar.

Rock cotillón sonando atrás, el que no me gusta
el que te gusta.


RE quinta labios abiertos
LA quinta tus pupilas dilatadas
SOL quinta y nuestros labios atados
quedo mudo solo pensando
con gesto de cansancio sólo para mi ser
suspiro y digo: ¡carajo! ¿por qué no escuchamos Beatles?

Tengo el estado cerebral en pleno trabajo
trabaja a doble turno queriendo hacer sonar I'm the walrus
mientras tu cotillón sigue sonando
me queman tus ojos
y tus suspiros son el rojo de mi yanqui republicano.

Ambos nos miramos
ambos nos quedamos.
Solo en el tiempo sigue quedando
ella Rollinga y yo Beatleando.
 

lunes, 16 de mayo de 2011

Canción del Espejo.


Entreabriendo los parpados
me encuentro a mi
parado delante
de un espejo gris.
¿Cruzarás a éste lado
para ver como te miro a ti?
Pregunta siempre mi reflejo
antes de ir a dormir.
Contesto que no,
no por ser malo
sino porque él soy yo.
Que mala pata sería
no saber dónde ir
cuando el otro decida
dormir al fin.




viernes, 13 de mayo de 2011

Con sordidez.

Sí,

quiero que digas sí.

No con las lineas de tus labios

ni tampoco con tu trazo.

Hablarán

como de costumbre,

nuestras miradas.

Tus letras

y estas letras

quedarán de lado.

Entonces sonreiremos

hasta

que no necesites

escribir

nada más.

Ay canción, que se me cierra el pecho una palabra broncada atosigada entre bronquios una llanteada que ni te cuento, ni te llanto cumpa. ...