sábado, 28 de enero de 2012

Hay un plano interior, predestinado irremediablemente al suicidio.
El plano exterior ríe. Contagia de lamentos exteriorizados y metamorfoseados a simples chistes sobre lo cotidiano y lo lamentable.
Retorno y giro sobre mi, uno que dice mil veces un te quiero, lamentando novecientas veces el hacerlo.
Saturno no responde, queda tirado sin saber qué decisión tomar, y se entretiene con otros temas que sí tienen solución.
Tomo tiempo sobre la calle, el sol de frente, iluminando un pequeño ser que sólo quiere una moneda o algo para comer.
Creo satisfacerlo y encierro mi paso hasta mi puerta, fría, inmóvil, tiesa y sin ánimos de llevarme a otro lugar más que a mi horrible destino de navaja.

Suicidio, sos tibio y encantador, filoso y salvador.

domingo, 22 de enero de 2012

Victoria

Mi mejor fantasía suicida es aquella en la que te mato.
Quiebro la cáscara de una nuez vacía de todo para siempre.
Los sueños ya no nos reconciliarán en la seguridad de las almohadas,
ni los recuerdos más tiernos serán consuelo.

Sobre todo el piso me encuentro destrozado y desparramado,
esperando a que los insectos se lleven de a poco mi piel y mis órganos.
Al despertar te extraño más que al acostarme.
Te extraño, dedos fríos.
Te extraño, de pelo largo o corto.
Te extraño, paranoica.
Te extraño, de ojos verdes.
No te pido mucho, odiame vos que yo no puedo odiarte.

Matame vos que yo matarte no puedo.

martes, 17 de enero de 2012

Soul



-Usted imaginará, señor Constanzo, la razón por la que lo he traído a ésta, mi humildemente equipada morada para torturas...
-Oh claro que sí imagino señor Peñalosa... Deduje, al no encontrar un tablero de ajedrez, que seguramente no jugaríamos al ajedrez. Deduje en segundo lugar, que al no encontrar tomates usted no me invita a preparar salsa para pizza. Deduje en tercer termino dedujido y dedujidado, que al esfumarse esas dos posibilidades y al encontrarme atado de pies y manos a una silla incomoda dentro de lo que ahora se ha confirmado como una cámara de torturas, puedo decir con un noventa por ciento de seguridad, que usted, querido amigo, ¡va a torturarme! Jaja.
-¡Claro que sí! Usted siempre alegra la cara con sus juegos de palabra, le refresca a uno la dentina al hacerle sonreír. ¿Qué tal un poco de música?
-Me parecería genial para un momento cómo este, deléiteme con ese disco que le regalé. 
-¿El Rubber?
-¡El Rubber! Pensé mucho en ese álbum. Pensé en atropellar peatones, en incendiar cuartos, hasta he pensado ni siquiera en existir.
-Oh, si eso último se pudiera... 
-Si se pudiera...
-¡Apuesto que le encantará algo!
-Dígame.
-Antes de comenzar a torturarlo y demás, me encantaría disfrutar de su amistad, de su compañerismo, una última vez. Déjeme desatarlo y le explicaré... 


Uno a uno los nudos desatados dejan de existir como los años dorados.


-Crío cerdos. Chillan, los desgraciados por nada. ¿Qué le parece si traigo a uno y recordamos viejos tiempos de andanzas?
-De sólo escucharlo ya disfruto del momento.
-¡Traigan al cerdo!
-¡Traigan al cerdo!


Un cerdo, de mirada humana, cagado hasta las patas sabe de su horrible final en la oscura cámara.


-¡La pista dos! ¡Que suene la pista dos!


          "I once had a pig, or should I say: the pig once had me..."


-¡Traigan gas-oil!
-¡Traigan gas-oil!


De mirada humana.


          So I lit a fire, isn't it good, Norwegian wood.


-¡Jaja! Mire cómo se revuelca de un lado a otro.
-¡Jaja! Escuche sus gritos.
-La grasa quemándose, amigo mio, huele de igual manera en cualquier carne.
-¡Toda la razón!


Cerdo muerto.


-¡Qué notables recuerdos me ha traído el chillar de ese cerdo! 
-Es el principio, resta que el álbum termine.
-Será un gran día, ¿no, Peñalosa?
-¡Y el último de su vida, amigo!
-¡Jaja!
-¿Recuerda los años de juventud en que violábamos a las muchachas refinadas de la cuadra?
-Recuerdo hasta las máscaras que usábamos para cubrir nuestros rostros, era delicioso mirarlas en el curso, deprimidas y traumadas, sin saber que sus dos compañeros fueron los que la vilipendiaron la noche anterior.
-Me conmueve el alma que su recuerdo sea tan vívido... ¡Brindemos con ron! ¡Traigan a la muchacha!
-¡Traigan a la muchacha!


           Well I'd rather see you dead, little girl...


-¡Atrápela!
-¡Detrás suyo!


Llorando Alicia, sin consuelo.


-¡Jaja! ¡ya la tiene!


            Hide your head in the sand little girl.


La tarde se hizo nada y la noche se comenzó de nuevo. Los amigos, sonrientes.


-Ha llegado su hora señor Constanzo, temo matarlo y luego extrañarlo, pero usted comprenderá mi amigo que los deseos irrefrenables de la violencia y la tentadora inconsciencia desbordan y obnubilan a los viejos tontos como nosotros.
-Lo sé, ya no existiré, en ningún lugar ni en ningún momento exceptuando sus recuerdos, será lindo habitarlos... Sólo un favor. Descuarticeme y meta los restos en cal.
-Claro que sí, a la vieja usanza...
-Oldies but goldies. 


Mucha sangre y muerte al final.


In my life I've loved them all.

sábado, 14 de enero de 2012

Clase media.

¿Una monedita amigo?

"Pobre pero honrado". Que vayan a trabajar. Prefiero que barran las calles a que se estén drogando en mi vereda. Prefiero caca de perro en mi vereda antes que personas. No se puede salir a la calle. Te afanan en todos lados. Mirá, ahí viene uno con su gorrita y sus bermudas. ¿Por qué les dan todo? A nosotros nunca nos toca nada. Nosotros mantenemos a vagos. Este gobierno es una mierda. Tienen la culpa por la inflación. Voy a sacar un crédito. Voy a cambiar el auto. Les pagan por embarazarse. Les pagan por tener hijos. Los mataría uno por uno. Estoy con el campo. Todos en la plaza por un choripán y una coca. Futbol para todos, LCD's para todos, mi plata para todos. A mi hijo le hubieran dado una netbook, él sí la merece. Clarín es el último bastión de la independencia. Viven robando. Es una diktadura. Esto es cualquier cosa menos un país en serio.

No tengo papi, no ando con cambio.



miércoles, 11 de enero de 2012

Pochoclo's day

-¿Qué deseas que te regalen los santos?
- Hay unas tres cosas que siempre quise: Que mi boca ya no me pertenezca, hablar totalmente tirado a ideales ajenos y someterme a ellos sin siquiera comprenderlos, que prodigue lo que no entiendo y la gente no haga más que creerme, que mis labios sean de Dios y que yo sepa que Él no tiene buenos planes para mi ni para mis queridos; alejarme de mi, de todos los que me quieren sin conocerme, ser aparte de todo lo que me toca ser en la vida un ente digno de recordar y llorar, y por último, que sonrías.

Olvidate de todo, al final sólo deseo morir en la más tierna soledad.

domingo, 8 de enero de 2012

En el día cumplo con la sociedad, en la noche me comprometo conmigo. Esta tarde le dije a mi mejor amiga que planeaba matarme llegado el invierno, a lo que siguió solamente el silencio y un saludo de despedida, jamás volverá a ser lo mismo, no tuve que ponerme en evidencia. Últimamente me he sentido más solo que nunca y me ha gustado, evalué repetidamente seguir mi camino al oeste durante éste año, fantaseé con las montañas y los lagos y la extrema felicidad de la soledad que puedo encontrar en aquellos lugares, sería un extraño para mi. Siento temor de deprimirme y morir desgraciado y que lo que más esperé en la vida llegue con lágrimas de tristeza. Muchas veces tanto sueño no es indicio sólo de pereza, en el descanso hay libertad, siento que triunfé cada vez que me acuesto en la cama y pongo mi cabeza debajo de la almohada y comienzo a pensar qué tan buena es mi vida. No valen tanto las conclusiones, el peso lo tiene el proceso. No pensé en el modo aún, no sé cuál será la mejor forma, sería la primera vez que me suicidaría, no da para berretadas, los filos seducen... Mi amiga no supo qué decir, yo quedé mirando la fuente de la plaza después del dicho. Pasados unos minutos nos despedimos y crucé la calle sin mirar, vi el logo de un Fiat frenando a menos de un metro, cuando pasan esas cosas pienso si en verdad no estaré ya muerto y mi alma sigue imaginando vida y árboles y fuentes y amigas y autos que casi me atropellan, luego de pensar en eso me cago de risa.

viernes, 6 de enero de 2012

Las Peras de los Olmos

¿Qué dirás señor cuando muera por la Causa? Todos los años son de desperdicio por desperdiciarlos con los que tus hombres desperdician, en redes viciosas de violencia, hambre, enfermedad y desazón. El hombre desconoce el motivo por el que se lo mata, desconoce el brillo de los sucios diamantes, la toxicidad del oro negro, conoce en cambio el fusil, el plomo y la sangre que forman el cuerpo abstracto del opresor.

Ni                                                                                                                                Ni

Tantito                                                                                                        Tantito
                 
   Así.                                                                                          Así. 

¿Qué seré para aquellos que nazcan en mi ausencia? ¡No me mitifiques! ¡Que no me mitifiquen! Soy alcanzable porque moriré igual que todos, así será posible que todos intenten lo que intenté y de esa manera habrá al fin compañeros en lo eterno, pero sobre todo habrá gritos de esta Revolución.

Ay canción, que se me cierra el pecho una palabra broncada atosigada entre bronquios una llanteada que ni te cuento, ni te llanto cumpa. ...