No hay ninguna entrada con la etiqueta Baby you can drive my car. Mostrar todas las entradas
No hay ninguna entrada con la etiqueta Baby you can drive my car. Mostrar todas las entradas

Los poemas de amor son una mierda.

La amo cuando se sienta frente al piano, la amo cuando apoya su cabeza en mis hombros y con su respiración marca el tiempo con el que sonrío...